Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Texto y fotos: Josep Camacho
Miércoles, 16 de mayo de 2018

Joan Pere Pastor: 'En España el sistema de seguridad alimentaria funciona bien pero todavía es joven'

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Entrevistas

Ingeniero en industrias alimentarias, tecnólogo de alimentos y máster en prevención de riesgos laborales y sistemas de calidad, Joan Pere Pastor está al frente del Grupo Icsam, empresa gandiense dedicada a la sanidad ambiental y a la seguridad alimentaria. Ponen a ralla las plagas, y ofrecen certificados profesionales como el de manipulador de alimentos o carretillero. Presta servicios a entidades públicas y privadas en toda España, así como en la industria, restauración, urbanizaciones y en el ámbito doméstico. Las oficinas centrales están en la calle Benicanena. En la calle Reis Catòlics disponen de dos aulas de formación homologadas por el Servef y en Rafelcofer tienen una nave para almacenar productos plaguicidas y biocidas. En el año 2006 recibió uno de los Premios FAES como reconocimiento a su labor.

[Img #19021]

 

¿Cómo nació Icsam?
–Icsam nació en Gandia en el año 2003 ante una carencia en el ámbito local y comarcal de técnicos cualificados en los ámbitos de la sanidad ambiental, seguridad alimentaria y control de plagas. A partir de ahí fuimos creciendo e incorporando herramientas y recursos hasta consolidarnos en el mercado como una empresa referente en el sector. Tenemos una plantilla de 10 personas, aunque según temporadas podemos llegar a 15 o 20 trabajadores, en función de los encargos. Impartimos cursos de formación en Gandia y para cualquier organismo o entidad que nos lo solicite en otras ciudades de España. Para ello también invertimos en medios y equipos, con el fin de que la formación sea de calidad. Tenemos clientes importantes como ayuntamientos, industrias agroalimentarias, hoteles, o residencias, por ejemplo.  


¿Cuáles son sus principales servicios?  
–Las tres grandes áreas en las que se divide la empresa son sanidad, seguridad alimentaria y control de plagas. Realizamos asesoramiento y consultoría al sector de la industria alimentaria, agrario, restauración o ayuntamientos. Por otra parte, tenemos el servicio de formación, donde estamos homologados por el Servef, y por las Consellerias de Agricultura y Sanidad para realizar diversos cursos, como por ejemplo los de plaguicidas, manipuladores de alimentos, biocidas, legionela, o certificados de profesionalidad en control de plagas y organismos nocivos. También impartimos formación en legionela, piscinas, alérgenos o en Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (APPCC). También estamos especializados en estudios de vida útil de alimentos, su análisis microbiológico y físicoquímico, y de superficies y utensilios para garantizar la seguridad de los alimentos.


¿Qué importancia le dan a internet en la empresa?
–Mucha, porque en Icsam ofrecemos cursos «on line» que son también semipresenciales, porque tienen una parte teórica y otra práctica.  


Pese a ser obligatorio ¿hay sectores o establecimientos en los que todavía no está tan extendido el carné de manipulador de alimentos?
–La higiene alimentaria debería estar presente en todos los sectores. Quizá debería hacerse un mayor llamamiento en la restauración colectiva, en establecimientos como hoteles, residencias, «escoletes»… lugares donde se elabora comida cada día para un amplio número de personas, porque los riesgos son mayores. A veces las buenas prácticas se cumplen en el personal, pero falla la limpieza del local, que debería ser más rigurosa, también la de los utensilios.      


Al margen de cumplir con la ley, ¿las administraciones premian o valoran los esfuerzos que hacen las empresas o comercios en esta materia?
–En la Safor está teniendo muy buena acogida en este sentido el Sicted como sello de calidad, es algo en lo que se están fijando mucho tanto los clientes como el resto de empresas. 


¿Funciona bien en España el sistema de seguridad y trazabilidad alimentaria? 
–Yo creo que sí, funciona muy bien. Se basa en el sistema de autocontrol APPCC, que también enseñamos nosotros. Es una herramienta que se implanta en las empresas y se cumple. El objetivo es evitar las toxiinfecciones alimentarias y se logra una gran efectividad. Ahora bien, hay países que nos llevan ventaja, porque el APPCC empezó a implantarse en España en el año 1995, y lo desarrolló un reglamento europeo en 2004. En Icsam también podemos ayudar a gestionar una crisis alimentaria, identificando los factores internos o externas que la han producido, y adoptando medidas para prevenirla.  


En su opinión, ¿se realizan suficientes inspecciones alimentarias en España?
–No del todo, yo creo que faltan inspectores. Las inspecciones, con unas pautas objetivas, son la mejor garantía para el consumidor, permiten que todas las empresas trabajen en igualdad de condiciones. Hay sectores en los que hace más hincapié que  en otros. 

 

[Img #19022]
[Img #19023]

 


Hablemos de las indeseadas plagas. A grandes rasgos, ¿qué particularidades presentan?
–El control de plagas está englobado en el área de sanidad ambiental, y hay varias técnicas para erradicarlas. Nosotros implementamos planes preventivos en municipios, hoteles, residencias, restaurantes o particulares. Con la subida de las temperaturas aparecen más las cucarachas, y los mosquitos. También tratamos la procesionaria. Si se hace un buen plan de actuación se puede eliminar, y consideramos que somos bastante eficaces en ella. Realizamos tratamientos durante todo el año, porque es un ciclo vital que en cada época requiere una medida. Otra plaga son los ácaros y chinches, que eliminamos en hoteles, residencias, o hogares. También erradicamos carcoma y termita en marcos, vigas o muebles. Para el picudo realizamos tratamiento fitosanitario y colocación de trampas. 


También son especialistas en desinfección y prevención de la legionela… 
–Sí, eliminar la legionela es un tratamiento complejo. Está en torres de refrigeración y condensadores, en sistemas de agua caliente sanitaria con acumulador, spas, jacuzzis, piscinas, vasos o bañeras terapéuticas, en centrales humidificadoras industriales y tuberías o depósitos. 


¿Por qué es tan importante el control de los roedores?
–Porque son vectores de enfermedades que pueden afectar a las personas, a través de virus o bacterias, sobre todo cuando se desplazan de un punto a otro. En Icsam tenemos programas de vigilancia y suministramos e instalamos trampas sin pesticidas. 


¿Cómo está evolucionando la plaga del mosquito tigre? ¿Colaboran las administraciones para su erradicación?
–Pues el mosquito tigre ya está establecido en toda la franja litoral mediterránea, y será muy difícil erradicarlo. Transmiten virus como la zikungunya, aunque por el momento en España no se han confirmado casos. Ante cualquier picadura de mosquito conviene protegerse y tratarse siempre la piel. Los ayuntamientos están cada vez más concienciados con el tema. Nosotros tenemos equipos de dosificación para imbornales, y para fumigar en riberas de ríos y barrancos, que alcanzan hasta los 30-35 metros de distancia. El mosquito está en zonas húmedas y de sombra. También ofrecemos tratamientos con productos biológicos y pintura insecticida exterior para insectos voladores y rastreros.  


¿Hay empleo en los oficios de fumigador, aplicador de plaguicidas, carretillero...? 
–Creo que sí, al final son oficios y oportunidades laborales, siempre y cuando se obtenga el carné reglamentario. No es lo mismo un fumigador, que trabaja con productos gaseosos, que un aplicador, que pulveriza. El empleo de carretillero está bastante demandado en empresas logísticas y agroalimentarias, sobre todo en una comarca como la Safor. 

2018© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress