Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 3 de mayo de 2018

El renting y el pago por uso acercan a los jóvenes a su primer vehículo

Guardar en Mis Noticias.

El alquiler a largo plazo de un vehículo, el pago por su uso, o el coche compartido como fórmulas alternativas a la compra facilitan el acceso a un vehículo, sobre todo a los jóvenes. También estimulan la fabricación, al recibir pedidos de las empresas que se dedican a estos contratos.

[Img #18574]

Hoy en día moverse con un vehículo no implica ser su propietario. En Europa los expertos vaticinan que el parque automovilístico se reducirá, pero aumentarán las matriculaciones, ya que los vehículos se usarán y se renovarán con mayor frecuencia. Disponer de un vehículo es casi imprescindible para nuestro trabajo y autonomía personal, pero existen fórmulas alternativas a la compra que además nos permiten que el coche no se quede anticuado, como son el rénting y el pago por uso. Son, además, las opciones preferidas por las pequeñas y medianas empresas, y por jóvenes que quieren acceder a su primer vehículo. 

El renting es un arrendamiento que permite disfrutar de un vehículo durante un periodo determinado, la media es de unos 44 meses. Cualquier persona puede realizar la operación, desde un plazo de 5 días. El propietario legal del vehículo no es el conductor, sino la empresa arrendataria.

Cuando se acaba el contrato de renting suele haber cuatro opciones. Una es ampliar el periodo de alquiler, por un plazo mayor, en este caso será más económico. Otra es cambiar de coche, con lo cual siempre estaremos a la vanguardia en tecnología y seguridad. La tercera es devolver el coche a la compañía, que lo reinserta en el mercado de ocasión. El vehículo debe estar en perfecto estado, exceptuando el desgaste normal del uso. Normalmente las reparaciones se realizan en los servicios oficiales. La cuarta opción es adquirir el coche. Hay marcas que estipulan una serie de kilómetros anuales y vuelven a financiarlo. 

Respecto al seguro, en la mayoría de los casos los vehículos están asegurados a todo riesgo, pero conviene tener en cuenta algunas cuestiones, como si sólo protege al usuario o a los que constan en el documento de cesión del vehículo; si hay límites de edad o antigüedad del permiso de conducir; o si no es nominativo  y cubre a todo aquel que se ponga al volante.

Los fabricantes de automóviles han ideado fórmulas parecidas al renting, con la diferencia de que el vehículo desde el primer momento no pertenece a una empresa, sino al cliente que paga la cuota. 

Otra operación parecida es el leasing,  un arrendamiento fiscal que da la opción de comprar el vehículo. Esta última no trabaja con particulares y la duración mínima del contrato es de dos años.  Y otra práctica que ha revolucionado el sector es el car sharing, o coche compartido. Las empresas que ofrecen este servicio se ayudan de las nuevas tecnologías, y la operación se puede cerrar a través de una aplicación móvil. Con un teléfono y un código de desbloqueo se puede acceder al coche y usarlo el tiempo que se necesite. Hay empresas que exigen dejar el vehículo en una estación base y en otras se puede aparcar libremente. 

2018© Media Serviocio Safor S.L - Calle Mayor 20 - 2, pta. 4 - 46701 Gandia (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress