Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Editorial
Miércoles, 3 de enero de 2018

Potries, cultura y patrimonio vivo

Guardar en Mis Noticias.

Editorial.

Muchos municipios de la Safor, unos con más suerte que otros, han preservado su patrimonio histórico y artístico. El Palau Ducal, en Gandia, o el monasterio de Santa Maria, en Simat de la Valldigna, se salvaron del expolio progresivo al que se veían abocados gracias a una mayor conciencia de la sociedad, una mayor cultura y aprecio, en definitiva por aquello que simbolizaban. En Oliva se llegó tarde al Palau de Centelles, pero todavía conserva un enorme casco histórico con majestuosas casas, algunas tan imponentes como el dinero que se necesitaría invertir para adecentarlas o reformarlas.


Otras tantas siguen manteniendo y usando no sólo la lengua propia, el valenciano, sino las tradiciones más mediterráneas, en expresiones religiosas, festivas o folclóricas, como las danzas populares, la pasión por la pólvora y el fuego, o la gastronomía. 


Pero, sin menospreciar al resto, de todos ellos Potries tiene un encanto especial, que es fruto de muchos factores, como la hospitalidad de sus habitantes, su pasado «terrisser», y sobre todo su legado agrícola por el cual cuenta con un valioso patrimonio hidráulico. No es de extrañar, por tanto, que la Generalitat se haya fijado en Potries para que comparta con Sagunt a partir del 25 de abril de 2018, el título de «Capital Cultural Valenciana», relevando así a Gandia, eso sí, en una nueva categoría, la de municipios menores de 5.000 habitantes. 


Y es que con apenas mil vecinos, Potries se siente orgulloso de su pasado, ligado también a los Borja, y el ayuntamiento no descuida la cultura, a la que dedica un 30% del presupuesto a actividades. El resultado son productos turísticos y culturales como la Ruta de l’Aigua, con su red de partidores y acequias, el Porrat de Sant Blai o el Museu-Cassoleria d’Àngel Domínguez. 


El viajero curioso, aquél que sabe apreciar las costumbres propias de un lugar y se esfuerza por entenderlas, no se sentirá defraudado tras visitar Potries durante una tarde o incluso un día. Por ello desde Safor Guia nos parece muy acertada esta decisión del jurado y felicitamos a un municipio en el que, pese a su reducido tamaño, la cultura no es decorativa. 

2018© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress