Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ciro Palmer
Martes, 5 de diciembre de 2017

Presupuestos 2018, ¿en cuarentena?

Guardar en Mis Noticias.

Opinió, per Ciro Palmer.

N os disponemos a emprender la recta final de la legislatura 2015-2019, hablando en términos económicos. Quedan dos días y entramos en la confección del presupuesto para 2018. Confección, porque habrá que cortar, recortar, coser y recoser muy bien las cuentas para conseguir el beneplácito del señor Montoro, y cumplir con el objetivo prometido por el Gobierno local de hacer posible una rebaja de la presión impositiva a los ciudadanos. Es decir, hacer la cuadratura del círculo.


En Ciudadanos cuando decidimos en la sesión de investidura apoyar al Gobierno del PSOE y Més Gandía contra todo pronóstico, lo hicimos por instalar un cordón sanitario democrático; Torró es pentacampeón en imputaciones y su descendiente político en el PP, Víctor Soler, no está limpio de polvo y paja, atendiendo a la implicación en el Caso Púnica.


Pero se hizo principalmente con la convicción y el compromiso de que habíamos de lograr retornar esta ciudad al camino de la cordura en materia económica. Los que apartamos del Gobierno eran pésimos, aunque la herencia socialista también estuvo envenenada. Pero siempre se le podrá recriminar al «Clan Torró» que, conociendo la situación económica aún incrementaran la deuda en 140 millones, a cuenta del bolsillo de los demás.


El «coste cero» supuso dejar por el camino a centenares de pequeños proveedores de Gandía y comarca que tenían en el Ayuntamiento o la empresa pública (IPG) el principal deudor. Todo esto mientras la apariencia reputacional de «ciudad escaparate», tan artificial como ficticia, seguía con la connivencia de 12+1 populares, su escalada ascendente de despropósitos.


Nuestro objetivo fue pagar cuanto antes a los proveedores del Ayuntamiento y liquidar IPG. La negociación en los presupuestos de 2016 fue muy compleja. Las referencias que teníamos de los años anteriores, nada tenían que ver con la realidad, con dos presupuestos declarados ilegales por el Tribunal de Cuentas y un tercero que ni los propios miembros del Gobierno anterior se atrevieron a aprobar. Los de 2017 fueron una continuidad, toda vez que aún se debían 9 millones a proveedores de años anteriores y se tenía que empezar a liquidar IPG.
Con el esfuerzo realizado en la contención del gasto, se ha conseguido que la deuda con proveedores del Ayuntamiento quede en unos meses reducida a cero, y se haya podido pagar a los proveedores de IPG. Así mismo, se ha conseguido una moratoria del Ministerio de Hacienda en la devolución de la deuda a largo plazo. Todo esto hace que los presupuestos de 2018 se afronten desde otro cariz, dado que se va a disponer de más liquidez.


Llegados a este punto económico óptimo, no deja de preocuparnos que el Gobierno de Gandia caiga en la tentación de ser un poco más laxo en la contención del gasto. Por este motivo Ciudadanos, en los presupuestos del 2018 vamos a ser mucho más exigentes. 


Miraremos con lupa de aumento las partidas que puedan contemplar una mayor inversión, en contra de la aplicación de una reducción en los impuestos, como era el compromiso con los gandienses. No hay que olvidar que el máximo esfuerzo para reducir la deuda ha recaído sobre sus hombros.


Estamos observando algunas iniciativas que tienen más de posicionamientos políticos de auto reafirmación, que de gestión política para los ciudadanos. Por encima de partidismos, nosotros mantenemos que las prioridades en los presupuestos han de estar claras, porque de lo contrario, no descartaremos poner los presupuestos del 2018 en cuarentena.


Esperamos sensatez y equidad en todo el equipo de Gobierno, y vamos a ver cómo se desarrollan las negociaciones. Ciudadanos actuará con la misma coherencia que siempre nos ha movido: primero pagar a proveedores (es el mejor plan de empleo), segundo rebajar la carga fiscal y, por último, la prestación de servicios acordes con la situación económica del momento, damos por sentado que los básicos se mantienen.
No compliquemos, por cálculos electoralistas, una situación que nos hagan muy difícil la estabilidad. PRUDENCIA.

2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress