Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Rafa Martínez
Miércoles, 6 de septiembre de 2017

Toni Durà: 'Creo que nací pintando; no sabía hablar pero ya pintaba'

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Entrevistas

Es de sobra conocido tanto en la Safor-Valldigna como en el resto del estado o allende nuestra fronteras. Durante años concejal de cultura del Ayuntamiento de Gandia, renunció a encabezar el PSPV de Gandia en 2014. Ahora, tras años de servicio público, se permite volver a exponer en una ciudad que se ha visto muy influenciada por su labor como promotor cultural. La muestra tendrá lugar en la Casa de la Marquesa de Gandia el próximo 22 de septiembre.

[Img #13404]

 

Gandia posiblemente tenía una deuda muy especial contigo, porque si se puede decir algo de ti, es que jamás has barrido para casa, sino todo lo contrario. Has sido concejal de Cultura durante muchos años. ¿A veces el cargo es un hándicap para la profesión?

En parte tienes razón, porque mientras he estado ejerciendo en cualquier cargo jamás he hecho ninguna exposición en Gandia por respeto. Pensaba que no se debería hacer.

 

 

Centrémonos en su faceta de pintor, ¿cómo empezó su gusto con la pintura?

Yo creo que nací ya pintando. Desde pequeño en casa pintaba y mi afición favorita era una pizarra que tenía en una habitación en mi casa. Allí pintaba cosas: no sabía hablar pero ya pintaba. Estaba todo el día dibujando. Después, cuando llegué al colegio, yo era el típico graciosillo que hacía las caricaturas a los profesores, que representara los mapas, o que salía a la pizarra cada vez que necesitaban que dibujara algo.

 

 

Pasemos un poco a su obra ¿Por qué  el realismo y por qué esa selección de modelos un poco obsesiva, de bodegones y objetos que le rodean en tu entorno de pintor?

La verdad es que no lo sé y pienso que no me había dado ni cuenta de que era así. Me planteé hacer esta exposición hace un par de años a propuesta de Joan Muñoz (concejal de Cultura del Ayuntamiento de Gandia), que me dijo que le hacía ilusión que expusiera en Gandia. Es una propuesta que le agradezco muchísimo. Ante esta petición, quise centrarme en un tema determinado y pensé en pintar los continentes de la pintura, no su contenido. Creía que era una idea novedosa, pero cuando empecé a revisar mi obra, vi que tenía cuadros de 1983 que eran botes. Y me di cuenta de que ¡Llevo toda la vida pintando botes! Ha sido una constante en mi obra: los botes, las pinturas… Posiblemente sean los objetos que tengo más cerca de mí. En cierta manera, es lógico. Pinto de manera realista y del natural y me resulta muy incómodo salir a pintar un paisaje o tener a un modelo posando durante mucho tiempo. En cambio, estos objetos los tengo a mi lado y me resulta muy fácil pintarlos.

 

 

En cambio, cuando ha querido realizar paisajes, le han dado siempre un magnífico resultado.

Es que pintar paisajes me encanta, no renuncio a ellos ni muchísimo menos. Especialmente las marinas, no tanto que las montañas. Las montañas, los verdes, no los domino muy bien.

 

 

Su pintura ha evolucionado mucho. Siempre se le han dado muy bien los bodegones, pero ahora muchas veces hay ganas de coger los objetos de los cuadros.

Yo he ganado, más que en técnica, en paciencia. La técnica sigue siendo la misma pero antes tenía prisa. Me ponía a pintar un cuadro y si no lo acababa en el mismo día ya me ponía nervioso. Ahora me pongo a pintar un cuadro y voy tranquilo. Si en un día no lo acabo pues el siguiente. Esa paciencia que te da la edad es lo que me ha hecho ser más meticuloso, mucho más escrupuloso y más preciso con la pintura.

 

 

¿Va a continuar pictóricamente con las ideas de esta exposición en el futuro?

No. Tengo mucha ilusión con esta exposición y creo que puede ser un antes y un después. De hecho, hace unos meses que pinto poco, porque no quiero meterme en ningún camino nuevo hasta que no pase esta muestra. Después puede que me dedique a investigar en técnicas como la informática o la impresión digital. En definitiva, en cambiar el procedimiento y la técnica que uso. En esta exposición va a haber 28 cuadros que están hechos con impresión digital y también con participación manual. Esa experiencia me ha gustado mucho y casi estoy deseando que acabe la exposición para centrarme en ese campo. No sé si ha llegado el momento de pintar sin caballete o voy a seguir con él.

 

 

¿Considera que hay buenos artistas en la Safor-Valldigna? ¿Están suficientemente apoyados por las instituciones?

Hay muy buenos artistas en la Safor Valldigna, pero no están suficientemente apoyados. Aquí en Gandia afortunadamente sí, porque hay salas buenas como la Coll Alas o la de la Casa de la Marquesa: hacen catálogo y ponen todas las facilidades del mundo para que expongan los artistas. Pero faltan salas, sobretodo para la gente novel que necesitaría mucha más promoción. Y también falta atención a los artistas plásticos, que son los olvidados del arte. Son posiblemente los que más espacio cultural ocupan en el tiempo y en el espacio, los que más visitas reciben. Hoy los museos son una fuente de atracción turística de primer orden para todas las ciudades; en cambio, los artistas no son pagados. Un músico viene, toca y cobra; un pintor casi tiene que pagar para exponer. Es una injusticia.  

2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress