Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Joan Banyuls
Jueves, 18 de mayo de 2017

El mundo de yupi

Guardar en Mis Noticias.

Opinió, per Joan Banyuls.

Hace unos años llegó a gobernar la ciudad de Gandia un grupo político cuyos dirigentes transformaron la realidad auténtica en otra virtual, tan alejada de la verdad como el cielo del infierno. Instalados en ese «mundo de Yupi», fueron tales los desmanes que cometieron que la  ciudad quedó tan arrasada economica y culturalmente como el campo situado entre las trincheras trazadas en el del norte de Francia durante la Primera Guerra Mundial, o como la tierra que rodea la central nuclear de Chernobyl. 


Con respecto a la cultura, el modelo de ciudad «shorizada» (por «Shore», aunque tambió por «chorizo») que implantaron en la misma llenó de vergüenza y de indignación a sus habitantes, que acabaron hartos de que se los relacionara con el grupo de maxifriquis que invadieron sus calles y locales. Gandia había sido hasta su llegada un referente cultural de primer orden, un oasis dentro de una comunidad autónoma gobernada por el mismo partido que el de estos personajes, el PP, que se había convertido en un desierto de vulgaridad y mal gusto. 

 

En relación a la economía, los caballeros de la gaviota azul vendieron a la ciudadanía su mundo más allá de las estrellas, donde todo era gratis o, como ellos solían gritar a los cuatro vientos, «a coste cero». Con ese argumento, hundieron la economía de la ciudad a base de gastarse en frivolidades y en negocios oscuros el patrimonio de los gandienses. 


Y como lo del coste cero era producto de la mentira, cuando las elecciones devolvieron a Gandia al mundo real y expulsaron de «Matrix» a Torró y sus colegas, el empastre era tal que la ciudad hubo de ser intervenida para que recuperara la buena senda que había perdido durante su estancia en el mundo de Yupi. Los trabajos de reconstrucción, sin duda, están siendo difíciles y arduos. 


Ha costado mucho dinero y esfuerzo volver a encauzar la situación, y aunque lo más complicado se ha podido solventar, no pasa un día sin que un nuevo sobresalto haga saltar la alarmas y dificulte, si cabe aún más, la tarea de solucionar los problemas heredados de la era Torró. 


Pero, a pesar de todo, se empieza a ver una luz al final del túnel. Podemos decir que cada vez con más frecuencia nos llegan noticias esperanzadoras sobre la recuperación de nuestra ciudad. Se ha pagado la deuda con los proveedores y se ha saneado el tejido económico del Ayuntamiento, tanto que, ¡por fin!, se van a poder bajar los impuestos. 


Además, se ha celebrado en Gandia el Festival Internacional de Cortometrajes de Animación Cortoons, acontecimiento con una repercusión mundial, pues nada más y nada menos que se han presentado al mismo más de 1000 cortometrajes de 81 paises distintos, cuyo éxito ha sido rotundo. Asimismo, nuestra ciudad ha sido reconocida por parte de Cultura de la Generalitat Valenciana como Capital Cultural Valenciana 2017, por su apuesta decidida por la cultura como instrumento de cohesión social y de fomento económico.

 

Este sería un escueto balance de las actuaciones del gobierno que preside la socialista Diana Morant, Alcaldesa de Gandia, ahora que se cumplen dos años de su formación. Sin duda el tránsito desde el mundo de Yupi a la realidad auténtica ha sido duro, pero ha demostrado que con sentido común y responsabilidasd se puede solucionar los problemas generados por políticos temerarios.  Ello nos debe llevar a los ciudadanos a reflexionar y a tener en cuenta que tipo de modelo de ciudad queremos para Gandia, cuando llegue la hora de volver a votar. Ya se sabe que «errare humamun est», y que muchas veces «a la hurna la carga el diablo». No lo consintamos esta vez. 

2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress