Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Editorial
Miércoles, 22 de marzo de 2017

Repaso político en tiempos de Cuaresma

Guardar en Mis Noticias.

Editorial.

Para los católicos la Cuaresma es un tiempo de preparación hacia la Semana Santa, de reflexión introspectiva antes de vivir el misterio de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. En algo parecido, pero ya en términos políticos, está inmersa la actualidad local. 


Por el momento el mayor pecado, y por tanto más penitencia, la llevan el coordinador de Ciudadanos en Gandia, Ciro Palmer,  y el concejal del PP Guillermo Barber, por el «wasapeo» intentando la moción de censura a espaldas de sus partidos, ya descartada. Palmer, además, sigue impertérrito tras las grabaciones a Salvador Marí o la «tocata y fuga» de dos directivos locales, Daniel Martí y Javier Sendra, cuestionando la regeneración democrática en Cs. 

 

El PPCV está en los preparativos de su congreso regional, que tendrá lugar en Valencia los días 1 y 2 de abril. Un cónclave donde la lideresa Isabel Bonig saldrá reforzada, y con ella su hombre en Gandia, Víctor Soler, quien le consiguió la mayoría (98%) de los votos de los militantes en las primarias. Ocurre que para seguir en la carrera, Soler necesita dos cosas; una no depende directamente de él, que es liberarse de la Púnica y ver el archivo de su causa, pero la segunda sí, y es ejercer el liderazgo del partido y hacer que Arturo Torró vaya retirándose a un discreto segundo plano y deje de proyectar su alargada sombra sobre el que otrora fuera su delfín. Eso, si no se cruza en el camino Juan Carlos Moragues, ya que hace unos días circularon rumores de que el delegado del Gobierno podría optar a ser el candidato a la Alcaldía, aunque es algo que el propio Moragues se apresuró a desmentir.


El PSPV-PSOE también está pendiente de su congreso, en este caso nacional, con la batalla por la secretaría general que se libra entre Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López. Pero en tierras más cercanas vuelve a la palestra (si es que alguna vez se fue) José Manuel Orengo, con su polémica fundación Cical. Mientras él la justifica, los malvados de pensamiento la tildan de «chiringuito» en el que asegurarse una salida laboral.

 

La coalición Més Gandia sigue bien engrasada, aunque hay cierto malestar por la convocatoria, al parecer unilateral por el regidor de EUPV Nahuel González, de una consulta popular para decidir sobre los usos del polígono Sancho Llop, en definitiva si abrir o no una nueva área comercial periférica. Con el comercio en contra, habrá que ver qué tipo de campañas hacen los respectivos partidos (por el sí, por el no o por la abstención), en esa consulta que por primera vez trata un tema serio, polémico, menos infantil que dónde colocar las jardineras o la escultura del Tio de la Porra. 

2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress