Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Heber M. Doncel
Miércoles, 26 de octubre de 2016

Principio del fin del PSOE

Guardar en Mis Noticias.

Opinió, per Heber M. Doncel.

E stamos viviendo uno de los momentos más convulsos de la política española. Anteriormente se habían vivido momentos de tensión, pero nunca habían sido tantos los frentes abiertos de forma simultanea: llevamos más de 300 días sin gobierno, se han realizado 2 elecciones generales con 6 meses de diferencia, cada día salen más y más casos de corrupción, entre otras cuestiones. Todo ello está provocando que la política patria parezca más un circo que otra cosa.


Hablando de circos, me viene a la mente los circos romanos donde antiguamente la gente era echada a los leones; y es que tras más de 2.000 años no podemos negar que seguimos igual, al menos en lo que a política se refiere. Si hace 2.000 años era Julio César el asesinado por el Senado, hoy lo es Pedro Sánchez a manos de su propia ejecutiva.


Este es el caso más sangrante, y que con toda probabilidad acabará con la desintegración del principal partido de la oposición, el PSOE. Las luchas internas por el poder, provocadas por las ansias insaciables de la Baronesa de Andalucía, han llevado al PSOE a vivir su mayor crisis interna que amenaza con socavar los cimientos del partido.

 

Para Sánchez las kalendas de octubre fueron un día nefasto, y para la política española también, ya que fue el preludio de lo acaecido en el Comité Federal del pasado 24 de octubre. Esto deja al PSOE dividido en dos; de una parte las bases que no entienden que ha ocurrido y de otra parte algunos dirigentes que han quitado de en medio al Secretario General, dando un golpe de estado interno para hacerse con el poder a toda costa.
Y es que mientras muchos miraban con recelo a Venezuela, el peligro vino inadvertido por Colombia (desde el año 2014 Felipe Gonzalez, artífice del golpe que derrocó a Sánchez, tiene nacionalidad colombiana). Los golpistas, encabezados por Susana Díaz, eliminaron al Secretario General del PSOE sin realizar primarias, sin congreso, con nocturnidad y alevosía.


No hay explicación lógica que permita entender por qué el PSOE se ha autodestruido, algunos dirigentes han traicionado a las bases socialistas y se conviertan en cómplices de la corrupción. Pero inexplicablemente así ha sido; Susana Díaz ha dado un golpe de estado, dirigido por Felipe González, todo ello para entregar el Gobierno de España al partido de la corrupción.


El PSOE se ha alineado con Taula, Gürtel, Púnica, Noos, Brugal, Bárcenas, Emarsa, Fabra, Imelsa, entre otros casos de corrupción política menos conocidos. Pero tampoco puede extrañarnos que esta parte del PSOE se alinee con la corrupción, ya que al fin y al cabo Susana Díaz es la líder del PSOE de los ERE de Andalucía.
Atrás han quedado los intentos de algunos dirigentes por salvar el barco, se recogieron firmas de afiliados para convocar un proceso de primarias que acabe con la gestora golpista, e instaure una ejecutiva elegida por los militantes. Desafortunadamente todos los intentos fueron en vano, y de nada han servido las 93.720 firmas de militantes pidiendo la convocatoria de un congreso; según estipula el artículo 34.2 de los estatutos del PSOE.

 

Nunca he sido socialista, y no creo que lo sea, pero me siento identificado con Pedro Sánchez; intentó hacer lo mejor para España, y se granjeó el odio de sus propios «compañeros» de partido. Y es que la política no es sitio para personas íntegras y honradas. Siento una profunda tristeza por esos miles de militantes socialistas traicionados por los que eran sus propios «compañeros». 

2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress