Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SG
Jueves, 19 de mayo de 2016

Dientes Cerámicos, adiós al metal

Guardar en Mis Noticias.

Cada día son más los pacientes que acuden a nuestra clínica con el objetivo de mejorar la estética de su sonrisa.

Son muchos los factores que pueden romper la armonía de ésta, siendo los más comunes y evidentes el apiñamiento o malposición dental, las alteraciones morfológicas o anatómicas y la pérdida de piezas en el sector anterior de la dentadura.


Si bien existen tratamientos previos diversos para todas estas alteraciones, en muchas ocasiones el tratamiento final pasará por la colocación de una corona una funda que envuelve un diente- o un puente varias fundas unidas-. El propósito en ambos casos es restablecer la sonrisa del paciente mimetizando los dientes naturales y sin evidenciar los tratamientos dentales que se han hecho para conseguirlo. De aquí la evolución y aparición en los últimos años de nuevos materiales para la confección de puentes y coronas.


Hemos pasado de las coronas iniciales confeccionadas completamente de metal (oro u otras aleaciones) que evidenciaban la presencia de una restauración dental, a las coronas con un núcleo metálico recubiertas de cerámica. Este recubrimiento cerámico reproduce el color y la forma del diente, obteniendo un resultado mucho más estético que las coronas metálicas. Pero aún así, el hecho de seguir llevando metal aunque sólo sea internamente, no nos deja conseguir un resultado estético óptimo, ya que el metal con su color grisáceo nos da una sensación de opacidad que no es propia de los dientes naturales que son mucho más traslúcidos. Además con el paso del tiempo, si la encía sufre una pequeña recesión revelará una antiestética línea gris que pertenece al borde de la corona.


Así pues, en los últimos tiempos hemos dado un paso más y disponemos de coronas de porcelana, libres de casquillo metálico, dentro de las cuales podemos encontrar diferentes tipos, siendo unas u otras de elección según cada caso y paciente.

 

-Cerámicas feldespáticas: Otorgan un excelente resultado estético y se usan principalmente para confeccionar carillas de porcelana, ya que no cumplen los requisitos de resistencia necesarios para poder usarlas en dientes posteriores o para confeccionar puente.

-Cerámicas aluminosas: Incluyen en su composición óxido de aluminio, lo que las confiere del doble de resistencia de las feldespáticas pero a costa de aumentar la opacidad de la cerámica. Se emplean para confeccionar un núcleo interno muy resistente, que a diferencia de las coronas con núcleo de metal, es de color blanco y va recubierto de cerámicas feldespáticas que le da la forma apropiada a la corona. Podemos  confeccionar coronas unitarias resistentes además de estéticas o incluso puentes de hasta tres piezas.

-Cerámicas zirconiosas: Presentan óxidos de zirconio en su composición, alcanzando una resistencia tal que se le ha denominado el acero cerámico. En este caso la opacidad también es elevada, por lo que también se emplean para hacer el núcleo blanco y cubrirlas de cerámica feldespática. La ventaja del zirconio es que nos permite hacer puentes más largos ya que es un material más resistente.

Lo último en estética dental es el zirconio traslúcido que nos aporta la resistencia propia del zirconio y una traslucidez muy similar a nuestros propios dientes lo que da mucha naturalidad a las fundas.

Dra. Arantxa Bolta - C/ Constitució, 33. Real de Gandia - Tel. 96 286 84 83 - 693 355 491 
 
 
2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress