Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SG
Miércoles, 20 de abril de 2016

Aumentan las agresiones homófobas

Guardar en Mis Noticias.

Editorial

Gandia acogerá el próximo viernes, 29 de abril, la jornada “Policía, diversidad y derechos”, organizada por el CIG-UV, en las que se analizará, entre otros aspectos, los problemas de discriminación y delitos de odio que sufre el colectivo LGTBI y otras minorías.

Las agresiones homófobas –de las que Gandia también ha sido testigo, en zonas de ocio de la playa o en centros escolares– han aumentado en España en los últimos meses. Está por ver si este repunte se debe a que se denuncia más (las estadísticas no lo refutan) pero, en cualquier caso, la mayor visibilidad de las personas LGTBI no debe servir de excusa o de justificación a esta violencia.

Diez años después de la aprobación en España de la ley que reconoce el matrimonio igualitario y la adopción para personas del mismo sexo, todavía hay parejas homosexuales incapaces de exteriorizar en la calle o en lugares públicos cualquier gesto de amor o complicidad por temor al rechazo social, o incluso a una agresión.

El Informe 2015 sobre Incidentes relacionados con los Delitos de Odio en España publicado por el Ministerio del Interior recoge 168 agresiones en 2014 por orientación sexual e identidad de género. El dato es preocupante, si bien España sigue siendo el país del mundo donde, en general, es más es aceptada la homosexualidad.

La Federación Española de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) apunta que, en materia de delitos de odio, hay que trabajar en varios aspectos: una recogida más realista de los datos, una Ley de Protección Integral contra los Delitos de Odio que mejore el tratamiento de las denuncias y la protección de las víctimas, y que las instituciones públicas promuevan planes de formación adecuados, tanto a policías como a agentes jurídicos. La federación inició hace unos meses la campaña #ConLaVozBienAlta.

La educación y la enseñanza en valores continúa siendo la principal arma contra la homofobia y transfobia interiorizadas. Un ejemplo fueron las pasadas Fallas, cuando por segundo año consecutivo Lambda y otros colectivos locales impulsaron la campaña Borinot el que no bote, expresión que recomendaron para sustituir la “tradicional” canción insultante. Y es que no todas las tradiciones, por el simple hecho de serlo, son buenas o éticas, y de la misma forma que se crean pueden cambiarse y corregirse.
2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress