Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SG
Viernes, 22 de enero de 2016

Gandia también debe apostar por el turismo gay

Guardar en Mis Noticias.

Editorial.

El miércoles pasado arrancó en Madrid la trigésimosexta edición de la Feria Internacional del Turismo, (Fitur), donde se dan cita hasta el domingo 9.500 empresas y 165 países. La Comunitat Valenciana acude con una imagen renovada y dos importantes novedades, motivadas por el cambio de color político en la Generalitat.

La primera es que el Consell da más protagonismo a las empresas, en detrimento de la política y la presencia institucional. Así, ha invitado a 12 importantes compañías turísticas de las tres provincias que estarán en un mostrador propio.

La segunda es la apuesta del Gobierno valenciano por el turismo gay, que se evidencia con un expositor específico de la C. Valenciana en Fitur LGTBI, el ‘stand’ propio dedicado a este segmento. Y es aquí donde Gandia también tiene un nicho de mercado por descubrir. Se podrán criticar algunas cosas que hizo el PP de Gandia en la anterior legislatura en materia turística, y especialmente la financiación de los eventos a costa del erario público. Con todo, las iniciativas se multiplicaron y hubo buenas ideas, si bien algunas eclipsadas por la mala fama del fenómeno “shore”. Pero, con una miopía que no existe en ciudades turísticas como Benidorm, hubo una asignatura pendiente: el exalcalde Torró se negó a fomentar cualquier oferta “gayfriendly” para Gandia.

Es evidente que Gandia no tiene la tradición de otros destinos LGTBI como Sitges, Torremolinos o Maspalomas, pero sí potencial, situación estratégica, recursos naturales y asociaciones organizadas. Hace unos años se organizó en la playa la Gandia Beach Pride, un concierto veraniego con carácter anual que se interrumpió y se podría recuperar.

Pero no debe ser esta una tarea única del Ayuntamiento de Gandia. Los empresarios locales también se deberían implicar en el auge del turismo LGTBI, como en cualquier otra iniciativa que genere empleo y riqueza. En este sentido, tiene razón la alcaldesa, Diana Morant, cuando afirma que se debe acabar la “política de la chequera”. En Benidorm, sin ir más lejos, el sector sabe desde hace décadas que sólo yendo de la mano de la iniciativa pública, aportando dinero a las acciones de las que luego ellos también se benefician, se multiplican las posibilidades de éxito.
2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress