Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SG
Miércoles, 18 de noviembre de 2015

L’Auir, salvada de la amenaza del ladrillo

Guardar en Mis Noticias.

Editorial.

La moratoria urbanística de un año declarada por la Generalitat para los planeamientos del litoral valenciano, mientras se redacta el Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde (Pativel), supone un cambio de rumbo en la manera de entender la política urbanística por el Consell en las últimas décadas. Con ello, el Gobierno valenciano quiere evitar la construcción en 58.000 hectáreas próximas a la playa. Entre esas zonas prioritarias del Pativel figuran l’Auir y las playas de Tavernes de la Valldigna.

En el caso de l’Auir, aunque está catalogada como suelo urbanizable residencial, desde el PGOU de 1983 nunca hubo ningún desarrollo en marcha. En la anterior legislatura el PP sí que movió fichas para su posible urbanización, con un concurso de ideas y una pasarela entre l’Auir y Xeraco. Por otra parte, en la playa vallera también quedaron enterrados los PAI que quería promover Bancaixa. Con todo, la figura jurídica que prepara el nuevo Consell de izquierdas blindará estos dos parajes del litoral de la Safor.

La decisión del Consell de izquierdas sobre l’Auir es, sin duda, valiente. Este paraíso natural queda así prácticamente salvado de la amenaza del ladrillo. Pero en l’Auir queda mucho por hacer. En primer lugar, atender las alegaciones de los propietarios y compensarles el pago del IBI, aunque se excluya el lucro cesante. El hecho de que la iniciativa parta de la Generalitat es un motivo de tranquilidad para ayuntamientos como el de Gandia, tan endeudados que no podrían hacer frente a indemnizaciones millonarias.

Después, abordar todo un plan de regeneración forestal similar a la exitosa experiencia de la Dehesa del Saler: los expertos dicen que en 30 años, l’Auir podría tener una pinada similar. Y, de forma paralela, estudiar qué usos serían compatibles con el paraje, porque de nada sirve proteger un terreno para que siga degradándose. Con l’Auir virgen a pleno rendimiento y libre del ladrillo se abren nuevos horizontes para la agricultura ecológica o el ecoturismo.

Para ello debe ponerse en marcha un nuevo proceso de participación ciudadana donde se tengan en cuenta (esta vez sí) las propuestas que en materia medioambiental y turística han lanzado instituciones como el Campus de Gandia de la UPV o colectivos como Salvem l’Auir y la Plataforma pels Pobles.
2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress