Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Joan Banyuls
Miércoles, 4 de noviembre de 2015

El exalcalde y la primera personal del singular

Guardar en Mis Noticias.

Opinió, per Joan Banyuls.

En la mayoría de las lenguas que se hablan en el mundo la gramática distingue tres categorías de pronombres personales y posesivos, que generalmente son conocidas como primera, segunda y tercera persona, tanto en singular como en plural.

El problema surge cuando el espíritu de alguna persona sólo da importancia a la primera “ídem” del singular, o sea, “yo, mi, me, conmigo”, porque sucede que se olvida del resto del mundo, y se dedica a pensar y a ver en dirección a su interior, obviando, muchas veces a sabiendas, al resto de las personas gramaticales y físicas.

El ejemplo más claro de esta especie de “amnesia pronominal” la padece el exalcalde de Gandia Arturo Torró que, cuando ejercía de máximo representante del consistorio gandiense, ya daba claras muestras de padecer dicho trastorno, cuyo síntoma más característico era el repetir constantemente las palabras “este alcalde, este alcalde, este alcalde”.

Ahora, ejerciendo de jefe de la oposición, la letanía ha cambiado y cada dos por tres nos regala los oídos entonando un nuevo latiguillo: “cuando yo, cuando yo, cuando yo”. Por supuesto no faltan aduladores que, como al “hombre del piano”, le recuerdan quien fue, “el mejor alcalde del mundo, vencido por una mujer”. Y es que en nuestra sociedad, por desgracia, si hay algo que abunda son los pelotas, serviles y chaqueteros.

Con este tipo de persona es casi imposible llegar a acuerdos, a pesar de la buena voluntad del nuevo Gobierno municipal y de su alcadesa, Diana Morant, y de la exigencia que las urnas han dado a la nueva composición del Ayuntamiento de Gandia. Si se consensúa los actos del 9 d'Octubre, sale Arturo y dice: “Yo he conseguido doblegar a los rojos, republicanos y separatistas”; si se llega a un acuerdo en el tema de los usos de la marjal, vuelve a hablar el “number one” y comenta: “Yo he logrado frenar a la banda que quería acabar con el campo de golf”. Si se habla del “imaginario” parque acuático, Don Arturo el del futuro sentencia: “Conmigo se hubiera construido”; por no comentar lo del San San Festival: “A mí no me lo hubieran quitado”.

Esto hablando del presente, porque cuando se trata del pasado la cosa empeora: “Yo no hubiera subido los impuestos”, cuando resulta que los subió nada más entrar; “Yo no pedí créditos”, cuando lo que hizo es no devolverlos; “A mí no me han imputado en nada”, y ha tenido que ir a declarar ante un juez de la Audiencia Nacional; y “yo lo hice todo a coste cero”, que es el ejemplo más claro de como mentir en primera persona del singular, después de leer todo lo que está saliendo en la prensa.

Pero lo que más duele a la mayoría de ciudadanos de Gandia, es reconocer en las palabras que pronunció cuando todavía no era alcalde, una clara manifestación del “superego” que posee Arturo Torró: “Conmigo no se enchufará a nadie”, firmado y rubricado ante notario, para más “inri”, y luego reconocer, él mismo, que los enchufados estaban en IPG, tantos que hoy en día navegan por las aguas de las redes sociales añorando a su “bienhechor”.

Y es que si usar la primera persona del singular siempre, está mal, abusar del “usted” también es un mal trago. A ver si, por una vez, es capaz de entonar el “mea culpa”, y entre todos solucionamos la situación de Gandia. El plural también existe y es sinónimo de trabajar todos juntos. Brindo, pues, por una pronta recuperación de la memoria gramatical.

2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress