Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jose Manuel Sanz
Miércoles, 4 de noviembre de 2015

La privacidad y los grupos de Whatsapp

Guardar en Mis Noticias.

-

 

Hace un tiempo, un artículo publicado por Noelia Lopez, llamado Me niego a ser la agenda de mi hija por el Whatsapp, encendió la mecha de un un debate que todavía hoy dura al respecto de que uso se da a los grupos de Whatsapp entre los padres de alumnos en los colegios.

Dejando de lado que comparto la opinión de Noelia al respecto del uso perverso que hacemos de estos grupos, al convertirnos en gestores del trabajo de nuestros hijos, hoy quisiera hablar de esta forma de comunicación desde un punto de vista estrictamente basado en lo que la Ley de Protección de Datos prevé.

Estoy más que seguro que serán muchos los usuarios que no se cuestionan en ningún momento el incumplimiento de una norma o no, a la hora de usar estos grupos. Pero hagamos un breve recorrido donde veremos como estos grupos están sujetos a lo previsto por la LOPD (Ley de Orgánica de Protección de Datos, 15/1999 de 13 de diciembre).

• El uso de esta herramienta es estrictamente personal, tal como se indica en las normas de uso de la misma, que recordemos, aceptamos a la hora de descargar la aplicación. El problema viene cuando se excede un cierto límite (difuso, eso si) de contactos y de usuarios de estos grupos. En ese momento se puede deducir fácilmente que el uno no es personal. De hecho, el Grupo de Trabajo del artículo 29 y el director de la Agencia Española de Protección de Datos ya indicaron en sendos dictámenes y resoluciones que: “Sin embargo, en algunos casos, los usuarios pueden adquirir un gran número de contactos terceros y no conocer a algunos de ellos. Un gran número de contactos puede indicar que no se aplica la excepción doméstica y el usuario podría entonces ser considerado como un responsable del tratamiento de datos” (Dictamen 5/2009 sobre las redes sociales en línea).

• En muchas ocasiones, desconocemos a muchos de los miembros del grupo del que pasamos a formar parte e incluso puede darse el caso de que no hayamos prestado nuestro consentimiento para que nuestro número de teléfono forme parte de este grupo.

• Como en el caso de los grupos de padres de alumnos, el objeto del grupo no es meramente personal, su uso estaría fuera de las excepciones que la norma en materia de protección de datos desarrolla y por tanto quedaría sujeto a la normativa. En estos casos nos encontramos tambień con los grupos de asociaciones, empresas y sobre todo, AMPA's de los colegios. Estas últimas, teniendo personalidad jurídica propia, están obligadas al cumplimiento de la norma sin excepciones de ningún tipo.

• En el caso de los “grupos de clase” en el que padres y madres de una misma clase se comunican para mantenerse al día de las actividades de los hijos estaríamos en un caso similar, ya que los contenidos e información que se comparten, trascienden el uso puramente personal y por tanto deberían cumplir con lo previsto en la LOPD.

Queda claro que las herramientas de comunicación de las que disponemos hoy día, nos permiten una interacción impensable hace unos años, pero existe el riesgo de banalizarlas si las usamos sin responsabilidad.

La disponibilidad e inmediatez no puede estar reñida con el sentido común, así que la próxima vez que quieras enviar un mensaje a un grupo de Whatsapp, piensa antes si lo va a recibir y leer quién le interesa. A lo mejor es mejor enviárselo directamente.


José Manuel Sanz – Consultor LOPD

2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress