Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Joan Banyuls
Miércoles, 3 de julio de 2013

Las Torronarias (XII): Un alcalde a coste cero

Guardar en Mis Noticias.

Opinió, per Joan Banyuls.

Había un famoso entrenador de baloncesto norteamericano, ya entrado en años, responsable de un equipo de la NBA, que era muy conocido por la férrea disciplina que aplicaba a los jugadores que él entrenaba. Cuentan que estando alojados en un hotel la víspera de un partido, el mencionado entrenador sorprendió a un miembro destacado de su equipo con una "señorita" en la habitación, a altas horas de la madrugada. El jugador quiso excusarse diciéndole que la muchacha era una prima suya que había subido a su cuarto para rezar con él.

El anciano técnico le miró a los ojos y le respondió: "Chaval, no te voy a sancionar por haber roto el código disciplinario del equipo, lo voy a hacer por insultar mi inteligencia". De verdad les digo que cada vez que el alcalde de Gandia sale en la prensa y declara "que tal cantante, o tal obra, o tal compra" es a coste cero para nuestra ciudad, tengo la misma sensación que el viejo entrenador de baloncesto: que Arturo Torró insulta mi inteligencia.

A estas alturas de la legislatura ya veo bien claro que el jerifalte pepero de Gandia es, más que un mentiroso compulsivo, un fatuo recalcitrante, pues se obstina una y otra vez en hacernos creer que él es un mago de las finanzas y una lumbrera para los negocios, y que los demás, sobretodo si militan en la izquierda, son una pandilla de indoctos. Nada más lejos de la realidad.

Arturo Torró ha llegado casi al límite de lo soportable, y acuciado como está política y económicamente hablando, intenta jugar al despiste con los ciudadanos, a ver si cuela la sarta de mentiras y de medias verdades con las que intoxica a los ciudadanos continuamente. Mientras el paro descendía en toda España y en toda Valencia, casualidades de la vida, en Gandia aumentaba.
Primera promesa electoral incumplida, pues aún todos recordamos el "ahora empleo" que rezaba su eslogan. Una mentira más. La segunda promesa incumplida fue la de no emplear a nadie del partido, y, para mayor burla, montó un numerito con notario incluido, en el cual todos los concejales firmaron que jamás enchufarían a nadie.

Pero, mira tu por donde, si vas al Ayuntamiento resulta que te encuentras a casi todos los miembros de Nuevas (De)Generaciones del PP conectados a la luz, es decir, enchufados, lo que significa que a más de haberse burlado del ciudadano, Arturo Torró puede haber incurrido en falsedad en documento público, presuntamente. Eso, a parte de los traidores de otra formación política a los cuales ha pagado sus "servicios" colocándolos a cuenta del erario público.

No voy a entrar en el trato personal que ha tenido con los miembros de la oposición, o con alguna asociación que no se ha plegado a sus deseos, o con el mundo de la cultura, al cual desprecia por que no tragan con sus falacias, pero si diré que todo en conjunto hace necesaria una reacción de la sociedad gandiense, y que ésta empiece a madurar que en las próximas elecciones su voto servirá para que Arturo Torró vuelva a sus negocios y deje en paz a nuestra ciudad, para que puede recuperarse del desastre que está suponiendo su gestión. ¡Qué dos años nos esperan!

Quosque tandem, Arturo Torró, abutere patientia nostra? (¿Hasta cuándo, Arturo Torró, abusarás de nuestra paciencia?)

2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress