Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Joan Banyuls
Lunes, 29 de abril de 2013

Las Torronarias (XI): Un alcalde 'macarra'

Guardar en Mis Noticias.

Opinión, por Joan Banyuls.

Vaya por delante que no soy el que ha utilizado el adjetivo calificativo "macarra" para referirse a Arturo Torró, sino un cargo de confianza nombrado por él, Gonzalo Morant, quien se definió así mismo como "macarra número dos", ya que el "macarra número uno" era su jefe, es decir, el alcalde de Gandia, en un altercado que tuvo con un concejal socialista en un lugar público. ¿Y qué significa ser un "macarra"? Según el diccionario de la RAE, "macarra" tiene tres acepciones: 1. Dicho de una persona: Agresiva, achulada. 2. Vulgar, de mal gusto. 3. Rufián (hombre que trafica con mujeres públicas). Si se busca en el diccionario de sinónimos, en relación con la palabra "macarra" aparece lo siguiente: chulo, proxeneta, camorrista, gamberro, bravucón, pendenciero, hortera y vulgar.

Visto lo visto, parece ser que el señor Morant no tiene una buena opinión de sí mismo, y mucho menos de su jefe. Pero lo más raro de todo es que Arturo Torró no ha salido a desmentir a su cargo de confianza, ni a reprobarle sus palabras, ni mucho menos ha tomado la decisión de cesarlo en su puesto, sino que más bien aplaudió la actuación de su allegado, quién llegó a amenazar al concejal socialista Vicent Mascarell, por lo que la cosa ha terminado en los juzgados.

Las salidas de tono y las meteduras de pata de Arturo Torró y algunos miembros de su Gobierno están llegando a un punto insostenible, en un intento de disimular una incapacidad manifiesta para gestionar como se debe el consistorio. No hace mucho el alcalde ya se pasó tres pueblos y cinco ciudades cuando calificó de "nazis" a los miembros de la plataforma anti-desahucios, con motivo de un "escrache", realizado ante la sede del Partido Popular.

Arturo perdió los nervios y la razón cuando montó el numerito delante de las cámaras de televisión. Ya sabemos que esto le gusta un montón, lo del protagonismo digo, pero eso puede tener graves consecuencias, pues lejos de dar una imagen de autoridad, deja a los ciudadanos con la impresión de que el alcalde de Gandia es un "hombre alborotado y de poco juicio", que es la definición que da el ya mencionado diccionario de la RAE para el adjetivo "botarate".

Lo de "alborotado" ya lo hemos comprobado con sus salidas de tono, y lo de "poco juicio" se verá cuando se resuelva el asunto del edificio Innova y el caso de "retén policial de la Citroën. No estaría de más que Arturo reflexionara un poco sobre sus últimas actuaciones, y que, de vez en cuando, le diera un repaso al diccionario: se evitaría aplaudir a algunos "amigos" que le llaman lo que le llaman si que a él le produzca ningún pasmo. Quosque tandem abutere, Arturo Torró, patientia nostra? (¿Hasta cuándo abusarás, Arturo Torró, de nuestra paciencia?).

2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress