Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Joan Banyuls
Jueves, 3 de mayo de 2012

Las Torronarias (VII): Un alcalde emperador

Guardar en Mis Noticias.

Opinió, per Joan Banyuls.

En la película 'Quo Vadis' hay una escena en la que los ciudadanos de Roma, indignados porque creen que ha sido Nerón quién ha incendiado su ciudad, entran a saco en los jardines del palacio imperial gritando como posesos. Entonces Nerón, espantado, le dice a Petronio: "¿Es posible que los seres humanos produzcan un ruido como ese?"; a lo que el llamado "árbitro de la elegancia" le responde: "Sí, cuando se les ha llevado demasiado lejos".

Cuando aún no llevamos ni un año de la legislatura del otrora faraón Tut-Art-Torró, transformado por mor de la escena en el emperador Torronus, está a punto de rebasar el límite de provocación a los gandienses. El máximo representante de la ciudadanía local tuvo a bien convocar el pleno para aprobar los presupuestos, que es el más importante del año, justo el día de la huelga general. El ánimo era reventar la convocatoria, y ante las afirmaciones de la edil socialista Ana García, el emperador puso el pulgar boca abajo y le retiró la palabra, cosa que nunca había pasado en la sede consistorial, en una muestra más de su desprecio a la democracia y a la diversidad de opiniones que ella genera.

Seguidamente, y como vendetta particular, Torronus dejó en cuadro a la oposición, sin asesor y con una sola dedicación exclusiva, supongo que para ver si así entorpecía su trabajo y los dejaba en silencio. Pero le salió el tiro por la culata, porque los gandienses tendremos siempre una voz alta y clara para denunciar cada uno de los abusos del alcalde del PP, y nadie nos va a hacer callar.

Así como Nerón ordenó a sus pretorianos impedir la entrada en palacio a la gente, el emperador Torronus también ha blindado el acceso a su estancia en el Ayuntamiento, en una de las decisiones más vergonzosas que se recuerdan en la capital de la Safor, donde nunca, repito, nunca, se había producido este hecho, pues los gandienses siempre han tenido abiertas las puertas del mismo. Pero el emperador, alegando motivos de seguridad, las ha cerrado en la cara de los ciudadanos. Y yo me pregunto, ¿que miedo puede tener "Don" Arturo para impedir el paso, a no ser que se cuente con un salvoconducto, de las personas que quieran verle? La respuesta es que no sabe donde tiene la mano derecha, ni la izquierda, y la mayoría de sus decisiones en estos meses de gobierno están siendo cuestionadas por muchísimos, entre ellos varios compañeros de su partido, que no se atreven a alzar la voz so pena de que tengan que exiliarse, como Carla Ripoll, o de que el emperador los lance a la arena del Circo Maremagnum para que los leones los devoren.

Lo del Maremagnum, o sea, el circo romano que pretende montar en el parque Clot de la Mota, es de una simpleza tal que hay que ser muy forofo del PP para creer que esto sea una de las grandes soluciones a la economía local que tanto prometió en campaña Arturo. En fin, que al igual que en su día el alcalde flamenco dio un vuelto al ruedo en la plaza de toros, no me extrañaría que el día que se inaugure el nuevo circo local, Torronus se presente allí ataviado con la toga púrpura y las hojas de laurel en la cabeza, y haga gritar a todos sus fieles aquellos de: ¡Ave, Torronus, pagaturi te saltutant, o sea, que los que van a pagar te saludan. Vasallos no le faltarán, que muchos pelotas tiene pululando a su alrededor, aunque haría bien en guardarse de las Idus de Marzo, o en este caso de Mayo, porque tiene muchos "Brutos" entre sus filas, que ya han traicionado más de una vez.

Claro, que eso de que Torronus esté a la altura de Julio César es algo más bien mitológico, por increíble. Quizá Nerón le cuadre más y, como éste, debiera guardarse de la “turba” a la que está llevando demasiado lejos, porque si esto sucede su Tigelino particular y sus pretorianos huirán dejándolo sólo. Es el final que la historia suele deparar a quien acepta lisonjas y no consejos.
 

2017© Media Serviocio Safor S.L - Paseo Germanías 3-1-1 46702 Gandía (España) - Tel. 96 296 62 09
Powered by FolioePress